Todo sobre los champús – Parte 2: Fabricación

¡¡Lo prometido es deuda!! Así que aquí vamos con la segunda parte del post “todo sobre los champús”. En el artículo anterior os contamos qué tipo de ingredientes llevan las formulaciones tradicionales. A continuación, os entraremos en el mundo de la fabricación.

¿Cómo se elabora un champú? Es interesante conocer el procedimiento que hace que finalmente el producto llegue a nuestras manos en la tienda.

EMPEZAMOS EN EL LABORATORIO

Pues bien, cómo ya os imaginaréis, todo empieza en el laboratorio, dónde los formuladores cosméticos (nosotras😁😍) mezclan pequeñas cantidades de productos químicos para entender cómo se comportan cuando se mezclan. Paralelamente se hacen estudios de estabilidad, tanto de la fórmula, como del producto en el envase para asegurar que no habrá ninguna reacción.

two_female_scientists

Cuando el formulador tiene unos pocos gramos de la mezcla que cree adecuada y que cumple con los requisitos que se habían marcado, se debe hacer un escalado haciendo una versión y estudiando unas instrucciones para lograr fabricar miles de gramos en la planta. Normalmente se realiza un paso intermedio que se llama prueba piloto y da una idea de cómo se comportará la fórmula en grandes cantidades.

Es hora de trasladarse a la planta de fabricación. Normalmente el champú se hace en tanques de acero inoxidable que pueden llegar a tener una capacidad de hasta 10.000L (eso es más de 20.000 botellas de champú!!). Estos tanques tienen un sistema de regulación térmica mediante un circuito que los envuelve, ya sea regulándolo con agua o aceite, frío o caliente. Y usan un sistema de agitación mediante cuchillas que convierten el tanque en una especie de mezcladora enorme.

Llegados a este punto, ya tenemos una fórmula, unas instrucciones de cómo fabricarla y una licuadora gigante… Vamos a hacer un poco de champú!

CARGAMOS EL TANQUE

El primer paso es llenar el tanque con la proporción de agua indicada, que es el disolvente del sistema (diluye el resto de los ingredientes a la concentración adecuada). Para elaborar productos cosméticos normalmente se usa un tipo especial de agua, agua desionizada, para asegurar que el producto tenga la máxima pureza posible. Dependiendo de lo que haya en la fórmula, el agua puede calentarse para hacer que los otros ingredientes se disuelvan más fácilmente.

Hydraulic Vacuum Emulsifier Cosmetic Cream Ointment Making Tank Blender 02

A continuación, se van añadiendo el resto de ingredientes en el orden estipulado. Uno de os ingredientes que se debe añadir (normalmente bajo temperatura y agitación altas pero con cuidado para no producir espuma), son los tensioactivos, los cuales pueden producir un cambio repentino en la viscosidad de la fórmula haciéndola muy gelatinosa.

CALEFACCIÓN Y REFRIGERACIÓN

A medida que el lote alcanza su temperatura máxima, se pueden ir añadiendo los ingredientes sólidos que necesitan fundirse. Estos pueden ser opacificantes (ingredientes que dan al champú una apariencia nacarada) y ciertos agentes acondicionadores. Una vez que todos estos ingredientes se mezclan completamente, el lote se enfría bombeando agua fría (o aceite) a través de la envoltura exterior del tanque.

A medida que el lote se va mezclando, el sistema de refrigeración enfría el champú y el producto comienza a espesar. Cuando se llega a la temperatura deseada (normalmente por debajo de los 40ºC), se añade el resto de los ingredientes que pueden ser termosensibles (pierden propiedades con el calor), como fragancias, extractos botánicos y conservantes.

COMPROBACIÓN DE LAS ESPECIFICACIONES

Una vez terminado el granel, se pueden realizar ajustes con los agentes de control. Para asegurarse de que cada lote de producto es el mismo (o al menos casi el mismo) cada producto tiene un conjunto de especificaciones predeterminadas. Estas especificaciones aseguran que el producto tiene el olor, la apariencia, la viscosidad, etc, marcados. Si el producto está “fuera de especificaciones”, se pueden añadir los llamados agentes de control para ajustarlo. Por ejemplo, si el champú es demasiado líquido, se agregará más sal al lote para espesarlo.

4-organix-acai-berry-avocado-shampoo-texture.jpg

ENVASADO

Después de la aprobación final, el granel se bombea a través de una serie de tuberías al equipo de llenado que pone el producto en las botellas. La mayoría de los fabricantes modernos tienen un proceso totalmente automatizado en el cual las botellas se desplazan en una línea transportadora, y se van llenando mediante agujas con el producto. Luego se llevan a una máquina taponadora que aplica el cierre. Finalmente, las botellas se colocan en una paleta para el envío a las tiendas y desde allí, la siguiente parada: ¡tu baño!

maxresdefault

¿Qué os ha parecido? Si tienes una mente curiosa y un espíritu tecnológico te habrá encantado como a nosotras… ¡Feliz semana!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s